Mi Carrito

Cerrar

¿Cuál es tu playlist para hacer ejercicio?

Publicado el

Bienvenida a Kip Living, la sección en la que abarcamos los temas que más nos mueven de la vida, así que el día de hoy volveremos a hablar del ejercicio, pues estarás de acuerdo conmigo en que la actividad física o el deporte es una de nuestras pasiones. Pero lo mejor del post que lees ahora mismo, es que en esta ocasión tocaremos otro aspecto, ya que es algo de lo que más me gusta y disfruto: la música.

Antes de relacionarla con la actividad física o el deporte, platicaremos un poco de ella, ¡ya verás porqué!

La música, aunque sea entendida por lo general como un arte, es algo muy complejo de definir, pero para nada es difícil gozar de ella, si bien no todas las personas tienen la preparación necesaria para apreciar un cuadro de arte abstracto y tener una experiencia “estética” al observarlo (esto es lo que busca el arte, cualquiera que sea su manifestación), cuando se escucha la Novena Sinfonía de Beethoven no puede evitarse que te pongas chinita, aún cuando no se entienda qué es una sinfonía o que no se sepa quién es ese tal Beethoven.

Al igual que todo en la vida, la música ha cambiado a través del tiempo y lo que hoy en día se considera como música no necesariamente tiene que ver con el arte. Una persona que gusta de la música clásica puede considerar que la música pop ya no es arte, sino un producto comercial creado con una finalidad muy diferente a la que tenían las obras de los grandes autores como Mozart o Bach. Precisamente por eso empecé diciendo que la música era algo complicado de definir, pues si bien lo anterior tiene algo de cierto, también se disfruta de las canciones de Michael Jackson o Bruno Mars, y no tiene nada de malo que a alguien no le guste la música clásica.

Sí, existen géneros musicales como diferentes tipos de ejercicio e infinidad de deportes, y tanto se considera música “Let it be” de los Beatles, como El Trino del Diablo de Giuseppe Tartini, pero la primera es sin duda un éxito comercial, que aunque puede significar mucho para los fans del cuarteto de Liverpool, no es una obra de arte como sí lo es la sonata del compositor italiano.

Además del aspecto artístico de la música o el fin comercial que puede tener hoy en día, pues existe una industria de la música, lo que primero se debe destacar es que la música es ante todo un producto de tipo cultural, y a eso se debe que se haya diversificado tanto con el pasar de los años, pues así como han surgido nuevas culturas a partir de la mezcla de dos diferentes (como la nuestra), también la música ha experimentado un mestizaje.

La música es cultura porque representa tanto la identidad de un país, como la de una persona. Si tomamos la frase o el dicho popular “dime con quién andas y te diré quién eres”, y la pasamos al tema del que hablamos, quedaría perfecta para ejemplificar esta parte: dime qué música escuchas y te diré quién eres…

La música que escuchamos todos los días tiene que ver con nuestra personalidad, si nuestra actitud es muy efusiva, quizá nos guste más la música electrónica, por el contrario, si somos más reservadas, quizá se prefiera escuchar la ya muchas veces mencionada música clásica. Muchas actividades de la vida diaria se  realizan mejor escuchando música, incluso se han hecho estudios que señalan lo benéfico que puede ser estudiar con este género.

Así pues, para muchas otras cosas es muy bueno escuchar música, para hacer ejercicio es muy recomendable, pues puede ayudarte en diferentes sentidos y momentos. La música tiene una relación muy estrecha con nuestro estado de ánimo y además de implicar al oído, el cerebro es el área más importante para “decodificar” la música que percibimos. De ahí que la música también tenga un vínculo esencial con los sentimientos y los recuerdos.

La música como el ejercicio tiene la capacidad de hacerte sentir mejor, pues con ambas el cerebro segrega las sustancias implicadas en generarnos un estado de alegría. Cuando nos sentimos así, contentas, nuestros niveles de estrés bajan, así que complementar ambas actividades es uno de los mejores métodos para contrarrestar este problema y todos los que desencadena.

Es muy útil crear una playlist para prácticamente cualquier tipo de actividad física, aunque hay quienes dicen que para ciertas disciplinas o deportes no es lo más recomendable o se debe tener más atención a la hora de seleccionar la música. También es importante tomar en cuenta que si corres en un lugar que no está diseñado para eso, escuchar música con audífonos, a un volumen muy alto, es peligroso, como cuando corres en un lugar muy transitado.

Pero, para todo lo demás, una playlist diseñada especialmente será tu mejor aliciente para cumplir tus objetivos. El ritmo de la música también tiene un impacto en nuestro organismo a diferentes niveles, así que puedes organizar las canciones dependiendo de la intensidad de tu entrenamiento, así, cuando te encuentres en un momento difícil, que los beats, los baquetazos, o porqué no, hasta los violines, te impulsen a concluir la repetición que te falta para romper el record.

Puedes aprovechar también todos los géneros que te gusten y tener algunos especiales para correr, otros para la parte del calentamiento o actividades más tranquilas, los que más te motiven para ejercicios de fuerza y resistencia como crossfit o fitness y así, verás que lo disfrutas mucho más. Cuéntame cuál es tu playlist o qué música prefieres para hacer ejercicio, para que próximamente hagamos un top de las mejores canciones, por ejemplo, para correr un maratón…

¡Hasta pronto!      

mika

0 commentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de su publicación

translation missing: es.layout.homepage.mailing_list_join

translation missing: es.layout.homepage.mailing_list_text