Carrito de compra

La que no busca, encuentra

Publicado en

La que no busca, encuentra

Hola amigas!

¿A cuántas de ustedes les ha pasado que cuando tienen novio les llueven pretendientes? Estoy casi segura de que la mayoría, por no decir que todas, han experimentado este fenómeno, como si estar con alguien funcionara como una especie de imán.  Y por el contrario, cuando estamos solteras, parece que esos pretendientes se esconden debajo de las piedras. Es algo muy raro pero tan frecuente que parece una regla: si tienes pareja, los hombres que antes no te pelaban, ahora parece que no pueden vivir sin ti, y si no tienes una relación de noviazgo, pero la estás buscando, resulta que los prospectos desaparecen. Hasta parece irónico, ¿apoco no?

A mí me ha pasado más de una vez y en diferentes etapas de mi vida. Cuando era más joven no hacía más que cuestionarlo, pues no veía ninguna lógica en este fenómeno. Pero, ¿qué lógica puede existir en los terrenos del amor y la pasión? Conforme fui creciendo y conociendo más personas, mi percepción sobre el amor cambió bastante, y dejé de creer que era una cuestión completamente “mágica”. La pasión, por su parte, no tiene nada de mágico, es algo  natural, que sí se puede analizar científicamente, aquí entran en juego las hormonas. Entonces la atracción responde más a este tipo de cosas que al amor. Más adelante comprenderán porqué hemos abordado este punto.

Sentirnos amadas es una de las experiencias más fascinantes del mundo, cuando nos aman de verdad, no tenemos que hacer nada más que ser nosotras mismas. Por otro lado, amar a alguien es algo más complicado, podemos sentir amor por una persona por su manera de ser, por su esencia, pero amar no sólo es sentir, también es demostrar. Siempre debe existir congruencia entre lo que sentimos y lo que hacemos. Y esto no aplica solamente para las relaciones de noviazgo, se extiende a todo lo que hacemos día con día. Si nuestras acciones son congruentes con lo que decimos y pensamos, significa que somos transparentes y también comprometidas. Además, demuestra que sabemos lo que queremos y que tenemos determinación.

Si transmitimos este tipo de cosas y somos auténticas, jamás tendremos la necesidad de andar buscando novio, créanme. En el momento que menos se imaginen, habrá un hombre que se enamore perdidamente de ustedes por todo lo que realmente son. O puede que ya exista uno que otro hombre que quiera con ustedes, pero que no se atreva a declararles nada, tal vez porque se dio cuenta de que no es lo que ustedes están buscando. Por otro lado, tampoco debemos andar con alguien que no nos guste físicamente, aunque sea súper lindo con nosotras. No es que seamos mujeres superficiales, es que si no existe un mínimo de atracción la relación no va a funcionar. Además, para que alguien nos atraiga físicamente, no es necesario que sea muy guapo. Como dijimos antes, se trata de química.

Ahora sí, ya para entender el fenómeno que habíamos mencionado al principio. Cuando tenemos un novio del que realmente estamos enamoradas, ocurren muchísimas cosas en nuestro cuerpo, por ejemplo, segregamos ciertas sustancias, como las feromonas, que funcionan como señales para el sexo opuesto, por eso es que atraemos a tantos hombres. Dejando atrás el lado bioquímico del amor, también nos buscan más porque una relación estable se nota a lo lejos, y significa que hacemos muy bien nuestra parte. Otras veces, se debe a que se dieron cuenta de lo que perdieron hasta que estamos felices con alguien más.

No me gusta generalizar, pero la mayoría de los hombres que he conocido no son muy atentos que digamos. Así que tampoco se tomen muy a pecho si algún chico no les hace caso, puede que no esté prestando la debida atención. Déjenme contarles que a mí me pasó con un hombre del que estuve enamorada hace algunos años. Hasta que yo le di “el sí” a otra persona, supe que él sentía exactamente lo mismo, pero me dijo que precisamente no se había animado a preguntarme nada porque no se había dado cuenta de que yo estaba enamorada de él. En ese momento, su intención era que dejara a mi actual pareja para que corriera a sus brazos, pero no lo hice porque ya había perdido su oportunidad, ¿o no amigas?

Por otro lado, no olviden que podemos gustarle a alguien sin que esto implique que quiera andar con nosotras. Y a la inversa, que a nosotras nos guste alguien no significa que ya estamos enamoradas de esa persona. Pero si sucede que en sus vidas hay una persona que puede convertirse en su pareja, de entrada, porque se gustan mutuamente, no presionen las cosas o pueden arruinar la relación de amistad que ya existe entre ustedes o la que podría surgir de la atracción que sienten. Si no les llega, ustedes tampoco tienen porqué proponerle nada. Lo anterior no quiere decir que seamos mujeres anticuadas, ni que esté mal que seamos nosotras las que nos declaremos o las que tomemos la iniciativa, no obstante, el momento para formalizar la relación, si es que tal cosa sucede, llegará casi casi solito, la cosa es tener paciencia.

Queridas amigas, si ya tienen novio y son muy felices con él, qué más les digo, sigan disfrutando de una experiencia tan maravillosa, pero si no tienen, no se preocupen, disfrútense a ustedes mismas, que el amor llegará más temprano que tarde.

¡Kip living!

mika


Publicación más antigua Publicación más reciente


0 comentarios


DEJAR UN COMENTARIO

POR FAVOR TENGA EN CUENTA QUE LOS COMENTARIOS DEBEN SER APROBADOS ANTES DE SER PUBLICADOS