Carrito de compra

Tips de seguridad para disfrutar de la playa

Publicado en

Tips de seguridad para disfrutar de la playa

Como sabemos que te gusta la playa tanto como a nosotras, el día de hoy preparamos un artículo muy especial para la sección de Kip Traveling en el que te daremos a conocer los principales tips de seguridad para que puedas disfrutar de este maravilloso lugar sin que tú ni ninguno de tus acompañantes se exponga a sufrir un accidente.

¡Comenzamos!

  1. Investiga todo sobre la playa a la que vayas

Sin duda alguna, las playas de México son uno de los lugares turísticos más visitados en todo el mundo, pues no importa a qué región del país te dirijas, siempre vas a encontrar playas de una belleza sin igual. Pero también dependiendo de la zona a la que vayas, cambian las características de la playa, entonces si te encuentras más al norte,  la temperatura del agua va a ser más fría por el tipo de clima.

Así pues, el primer consejo que te doy para que tus próximas vacaciones sean súper seguras en la playa, es que investigues absolutamente todo sobre el destino al que viajes. Si quieres visitar una playa muy alejada de la civilización, seguro va a estar padrísima, pero es poco probable que cuente con lo necesario para que pases unas vacaciones fuera de todo peligro.

Por otro lado, no te digo que no visites las playas vírgenes de México, pues estas son verdaderas joyas de la naturaleza. No obstante, si te decides a ir, deberás tomar más precauciones que en los lugares turísticos más populares de nuestro país, como las principales playas de Cancún o Acapulco, en las que se han implementado una serie de medidas para garantizar la seguridad de los visitantes.

  1. Considera los riesgos de visitar una playa “virgen”

Como te decía hace un momento, si vas a una playa de este tipo, podrás gozar no sólo de la belleza natural del paisaje, sino también de toda la tranquilidad del mundo. Sin embargo, es muy peligroso que vayas y te metas al mar sin saber algunas cosas muy básicas, como la profundidad del agua en esa parte de la playa, o las corrientes que se pueden formar en otras áreas del lugar.

Por estas razones, yo te recomiendo que cuando vayas a una playa virgen, no intentes nadar inmediatamente. Entonces, lo primero que tienes que hacer es explorar el lugar, pero siempre ten en cuenta que el mar es una fuerza natural incontrolable. Seguro habrás escuchado que al mar se le debe tener respeto, así que debes entrar al agua con mucho cuidado, checa todo el tiempo su color, pues dependiendo de la tonalidad, puedes saber si la profundidad va a cambiar.

Si no entras al mar con precaución, la misma fuerza de las olas te puede arrastrar hacia las profundidades, y recuerda que en estos lugares no hay vigilancia, motivo por el cuál no podrás recibir la ayuda de un salvavidas, y quién sabe qué tan lejos se encuentre una clínica o un hospital que te pueda facilitar una ambulancia en caso de ser necesaria. Además no importa que tan bien sepas nadar, esto jamás garantiza que estés fuera de peligro.

  1. Respeta los señalamientos

Si vas a una playa de esas que están catalogadas dentro de los lugares turísticos más bonitos de nuestro país, obviamente vas a gozar de mayor seguridad, pues se han diseñado diversas estrategias para que los vacacionistas no se encuentren en situaciones que pongan en riesgo su integridad.

Una de las estrategias más importantes es la colocación de señalamientos, los más populares de ellos son las banderas de colores. Al igual que con un semáforo, el rojo señala que se prohíbe la entrada al mar, el amarillo indica precaución, es decir que si se entra al agua, debe ser con sumo cuidado y lo menos profundo que se pueda, finalmente el verde señala que puedes entrar a nadar si quieres.

Además de respetar los señalamientos, no te olvides de identificar las casetas de vigilancia, así te será más solicitar la ayuda de un salvavidas, pero si se da el caso de que no puedes pedir auxilio, él podrá observarte y acudir a tu rescate.

  1. Si ya estás en peligro, conserva la calma

Si sucede que te encuentras en una situación de peligro, lo peor que puedes hacer es entrar en pánico. Por este motivo es ampliamente aconsejable que si ya no sientes el fondo del mar con la planta de tus pies, no te desesperes, de lo contrario sólo vas a empeorar las cosas. Lo mejor que puedes hacer es conservar la calma para que logres flotar, y una vez que consigas esto puedas nadar hacia la orilla, o bien, que puedas pedir ayuda sin hundirte cada que lo intentes.

Pero si se da el caso de que alguno de tus acompañantes está en riesgo, no intentes nada precipitado, ni creas que tú eres la mejor persona para sacarlo de tal situación. Siempre será mejor que  en este tipo de situaciones vayas por el salvavidas, él mejor que nadie sabe lo que se tiene que hacer.

  1. No nades después de comer

Toma en cuenta este consejo básico: si comes, no nades inmediatamente. Lo ideal es que esperes a que la comida haga digestión, por lo tanto, deben pasar por lo menos 3 horas antes de que entres al mar. También procura no comer en exceso, ni alimentos que sean muy pesados. Si quieres ir por un buen plato de mariscos, mejor hazlo después de disfrutar de la playa.

  1. Si vas con niños, no los descuides un sólo momento

Este es el último consejo que tengo para ti, y uno de los más básicos cuando se viaja a este tipo de lugares turísticos: si vas con niños, no los pierdas de vista por nada del mundo. Recuerda que aunque les digas qué es peligroso y qué no, los niños siempre son muy curiosos y casi nunca miden las consecuencias de lo que hacen, por eso no puedes descuidarlos un sólo momento.

Espero que estos tips de seguridad te ayuden a disfrutar al máximo de la playa, no olvides que mujer precavida vale por dos. Nos vemos pronto, mientras tanto…

¡Kip Traveling!

 Vale-firma

Publicación más antigua Publicación más reciente


0 comentarios


DEJAR UN COMENTARIO

POR FAVOR TENGA EN CUENTA QUE LOS COMENTARIOS DEBEN SER APROBADOS ANTES DE SER PUBLICADOS