Mi Carrito

Cerrar

¿Viajar en semana santa con la familia?

Publicado el

¡Hola! Ya falta súper poquito para las vacaciones de semana santa, un periodo vacacional que en México es prácticamente oficial, ya que en los niveles educativos más básicos, está marcado en el calendario abarcando aproximadamente dos semanas; y aunque en otros niveles no dan tanto tiempo como en la escuela primaria, incluso algunas universidades dan un par de días para descansar o divertirse, dependiendo de qué se decida.

Pero los estudiantes, niños o jóvenes, no son los únicos miembros de la familia que pueden tomarse un respiro antes de siquiera llegar a la mitad del año, en muchos otros lugares se toman vacaciones aunque sea los días santos, como el viernes y el famoso “sábado de gloria”. Este periodo vacacional tiene en realidad un origen religioso, y es por esto que en zonas como la delegación Iztapalapa, en la Ciudad de México, se llevan a cabo actividades relacionadas con Jesús, específicamente la Pasión de Cristo, por ejemplo, se representan desde las tres caídas hasta el momento de su crucifixión.

El que no se acostumbre comer carne en esos días, o sea la vigilia, se debe también al motivo religioso que tiene estas fechas, destinadas en un principio para rendir tributo al sacrificio de Cristo, además de esto, otros rituales se llevaban a cabo si se profesaba la religión. Sin embargo, con el paso del tiempo y a causa de muchos factores, poco a poco esta época dejó de ser completamente religiosa, ya que incluso los no creyentes, llegan a tomarse estos días libres y continúan comiendo carne roja al no ir en contra de sus principios.

Sea cual sea la situación, no cabe duda de que en México la semana santa es una época que bien se aprovecha para dejar en pausa la rutina y el estrés cotidiano, y poder viajar a muchos estados que además de ofrecer los mejores servicios turísticos, cuentan con un clima y belleza natural para disfrutar al máximo antes de volver a la escuela o al trabajo.

Precisamente a esto se debe que los principales destinos turísticos de nuestro país, como las playas de las diferentes costas, se preparen para recibir a un número impresionante de visitantes nacionales, pues aunque también se registren altos números de ocupación turística extranjera, es la época en la que cualquier familia mexicana escoge o ha decidido aventurarse para pasar estas fechas, o dime, ¿acaso tú no visitaste Acapulco, Huatulco o Xcaret en semana santa?

Si lo hiciste, seguro también recordarás que había mucha gente, pues al volver de las vacaciones, todo mundo hablaba o mostraba sus fotos o videos de sus viajes a estos lugares. A mí hasta me pasó que en una ocasión coincidí con conocidos en el hotel en el que me hospedaba… Este es el punto de ir a la playa o en semana santa, todo, pero todo, está al límite de su ocupación. No obstante, esto no tiene porqué ser un impedimento, pero sí se debe tomar muy en cuenta para que las vacaciones no se conviertan en una pesadilla.

Aunque mucha gente tiene consciencia de esto, no le importa pues es de las pocas fechas que se pueden aprovechar para salir de la ciudad, sin embargo, no todos toman las precauciones necesarias o bien, no piensan en las consecuencias que puede traer no reservar un hotel. Yo lo he vivido en carne propia, pues una vez a mi familia se le ocurrió, ir a pasar estas vacaciones en Veracruz, pero fue una decisión que se tomó precipitadamente, partimos el mismo día y naturalmente, una vez que llegamos, no encontrábamos dónde hospedarnos, todo estaba ocupado.

Este tipo de situaciones se vuelven todavía más complicadas cuando se viaja con niños, pues recuerdo que justo cuando viví esa experiencia, yo era muy pequeña, tenía unos 8 años, y el primer día de ese viaje lo tengo muy presente, estaba desesperada por meterme al mar y solo veía desde la ventana del coche, que mis papás salían de cada hotel diciéndonos que no, que tampoco ahí había lugar… Al final de todo encontramos un hotel bastante feo en el que nos dieron una habitación en la que solo había una cama, así que nos llevaron un catre, ja ja ja. Ahora me da risa, pero ese día mi hermana y yo nos la pasamos haciendo berrinche y ni a la playa pudimos ir.

Si no quieres que tus peques queden traumatizados como yo, bueno, no es para tanto, no olvides que unas vacaciones son para disfrutarse, no para llegar a nuestro destino a estresarnos (así que tampoco soy tan exagerada como parece). Para evitarlo, toma en cuenta que periodos vacacionales como semana santa, que es catalogada como temporada alta, necesitan de mayor planificación, aunque cualquier viaje necesita de una buena organización para que sea más agradable.

 En semana santa como en navidad, vale más llevar un itinerario, que llegar a hacer “lo que salga”, pues aunque la aventura suele tener altas dosis de adrenalina y diversión, contar con un esquema bien definido te hará aprovechar todo de mejor manera, empezando por el tiempo, así puedes hacer más cosas o visitar más lugares turísticos y dejar también el espacio suficiente para descansar y reponerte para el día siguiente. Este es un tip básico sea que viajes con tu familia o con tus amigas, tómalo como una regla de oro y verás que te va mejor.

No dejes de leer los posts de esta sección si quieres conocer más recomendaciones para tus viajes… ¡Hasta la próxima!

  Vale-firma

0 commentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de su publicación

translation missing: es.layout.homepage.mailing_list_join

translation missing: es.layout.homepage.mailing_list_text