Carrito de compra

Vida plena: gánale al estrés

Publicado en

Vida plena: gánale al estrés

Bienvenida a la segunda parte de este tema, tal como lo prometimos, el día de hoy te tenemos más formas de ganarle la lucha al estrés para que tengas una vida plena. Y es que el estrés es algo que realmente puede disminuir nuestra calidad de vida, ya que, de acuerdo a lo que explicamos en el post pasado, puede entenderse como ese conjunto de alteraciones psicológicas y físicas, que afectan todo lo que hacemos, hasta lo que más nos gusta.

Para entender mejor lo dicho, es de gran utilidad pensar en las palabras, conceptos y hasta afecciones, que identificamos o nos recuerdan al estrés. Por ejemplo, cuando yo estoy muy estresada, también tiendo a enojarme con facilidad, por lo que relaciono el estrés con el mal humor. Es así, que el estrés desencadena estados de ánimo poco favorables, ya que estar enojadas o desatar nuestra furia ante la más mínima provocación es malo para la salud.

Además de un estado de ánimo poco estable, en el que podemos pasar de la normalidad a la ira, y en un plano tanto físico como mental, se puede experimentar agotamiento extremo, también se suelen presentar cuadros de ansiedad, que pueden incluir manías como comerse las uñas, el desarrollo de padecimientos gastrointestinales, e incluso puedes parar al hospital. Por todo esto, pon en práctica los 4 consejos de la primera parte, más los tips que leerás a continuación, para que puedas disfrutar de una vida plena:

¡Ejercicio!

Por más ocupado que tengas el día, debes encontrar un espacio para hacer ejercicio, no hay mejor solución para bajar los niveles de estrés que practicando algún deporte o incluso, puedes tomar clases de baile o salir al parque a dar la vuelta con tu amigo peludo. Es así, que la actividad física resulta el mejor aliado, junto con la alimentación, para combatir mil y un cosas, en este caso te sirve porque mientras te ejercitas, el cuerpo segrega sustancias que te hacen feliz…

Dejar el trabajo en el trabajo

Puede resultar difícil hacernos de la vista gorda ante toda la lista de pendientes que tenemos en el trabajo y que parece no disminuir, pues por lo regular cada día se suman más labores o tareas por cumplir y por eso nos llevamos trabajo a casa. Nada peor para combatir al estrés. El trabajo jamás se acaba, pero tu cuerpo y mente sí tienen un límite, no te satures y no te preocupes de más por lo que dejaste inconcluso en la oficina, recuerda que mañana, será otro día.

No hacerse responsable de cosas que no le corresponden a uno

Hay cosas que no están ni estuvieron nunca en nuestras manos. Para qué te sigues preocupando, en un futuro tampoco podrás modificar tal situación, acuérdate del dicho: zapatero a su zapato. Céntrate en lo que sí te corresponde y si puedes ayudar a otros, adelante, pero no te responsabilices de aquello que no puedes controlar o que no te toca controlar.

Consentirse

Nada como un buen masaje al final de una jornada laboral agotadora. O qué me dices de un buen baño en tina, con una copa de vino al lado, disfrutando de música relajante a la luz de velas aromáticas… Consentirte de esta forma o ir a un spa, e incluso a sesiones de meditación, es algo que debes aplicar en tu vida para relajarte cuando se pone el sol o al final de la semana.

Ahora que tienes estas recomendaciones, no las dejes de lado, por sencillas que parezcan, te ayudarán a cambiar por completo tu esquema por uno más saludable, y que además te ayudará a sentirte siempre más feliz, llevando una vida plena.

¡Kip Living!

Vale-firma


Publicación más antigua Publicación más reciente


0 comentarios


DEJAR UN COMENTARIO

POR FAVOR TENGA EN CUENTA QUE LOS COMENTARIOS DEBEN SER APROBADOS ANTES DE SER PUBLICADOS