ENVIO GRATIS EN COMPRAS MAYORES A $1999.00
Paga a plazos sin tarjeta con Kueski >>

Keith Haring es más conocido por su arte pop público, dibujado con tiza en un espacio publicitario libre en el metro de Nueva York durante los años 80.Sus audaces y accesibles dibujos de líneas son reconocidos mundialmente por su estilo único y su mensaje de paz y amor.

Como uno de los artistas más influyentes de su tiempo, Keith Haring se dedicó a crear arte en espacios públicos compartidos para llegar a un público grande y diverso. A lo largo de su carrera, Haring produjo murales, esculturas y pinturas en beneficio de hospitales, grupos de niños desfavorecidos y diversas organizaciones comunitarias de salud.

Esta fue una asociación significativa para Kipling que prioriza la creatividad y la autoexpresión, animando a los individuos a salir y contribuir con su propia visión al siempre cambiante paisaje de la ciudad. La incorporación del poderoso estilo artístico y la visión positiva de Keith Haring con las clásicas siluetas de Kipling ha dado como resultado una colección lúdica que ocupa un lugar propio en la historia de la iconografía del arte pop.

Keith Haring es más conocido por su arte pop público, dibujado con tiza en un espacio publicitario libre en el metro de Nueva York durante los años 80.Sus audaces y accesibles dibujos de líneas son reconocidos mundialmente por su estilo único y su mensaje de paz y amor.

Como uno de los artistas más influyentes de su tiempo, Keith Haring se dedicó a crear arte en espacios públicos compartidos para llegar a un público grande y diverso. A lo largo de su carrera, Haring produjo murales, esculturas y pinturas en beneficio de hospitales, grupos de niños desfavorecidos y diversas organizaciones comunitarias de salud.

Esta fue una asociación significativa para Kipling que prioriza la creatividad y la autoexpresión, animando a los individuos a salir y contribuir con su propia visión al siempre cambiante paisaje de la ciudad. La incorporación del poderoso estilo artístico y la visión positiva de Keith Haring con las clásicas siluetas de Kipling ha dado como resultado una colección lúdica que ocupa un lugar propio en la historia de la iconografía del arte pop.